Flor Carranza es una Artista y Diseñadora Industrial egresada de la U.N.C. Nacida en Villa María, reside en Córdoba desde el 2003.

En el 2014, luego de trabajar como diseñadora de indumentaria para una firma cordobesa, motivada por viajes una inquietud, curiosidad e

inconformismo natos, inicia su propia marca, Pedro Son, un proyecto independiente signado desde sus comienzos por la libertad explorativa,

la cual ya es hoy un rasgo reconocible e identitario de la marca.

La intervención artesanal de las telas con técnicas poco usuales para el soporte textíl, el uso de materiales poco frecuentes,

la búsqueda de nuevas texturas, el glich, el error de serie, la serigrafía, el bordado manual, la composición de tramas y patterns,

el upcycling la moldería zero waste, son algunos de los siempre mutables recursos de los que la artista y diseñadora se vale a la hora de confeccionar una prenda, dar forma a un accesorio, crear una línea de vestuario personalizada o colección.

El pop, el arte expresionista, la vanguardia, el arte callejero, el cine, el comic, la literatura, la arquitectura, y claro, la moda y el diseño, lo nuevo y lo viejo, la cultura y la contracultura, todo esta Nueva Roma, y siempre un fuerte peso del entorno inmediato y el color local (elser cordobés, argentino y latino), orbitan alrededor de la artista y la marca como fuente de inspiración y de recursos conceptuales.

El espíritu de Pedro Son grita street wear, ungendered y atemporal.

Generar prendas usables, amigables, confortables, funcionales, que estén a tono con la época y las necesidades de los usuarios sin dejar de invitarlos a la posibilidad de desafiarse, sentirse frescos, valientes, osados, proponiendo continuamente nuevos horizontes estéticos y conceptuales. Cada prenda en Pedro Son tiene antes de ser creada una instancia de reflexión, una genealogía, un “por qué”.

Terrorista de lo plano y lo seriado, casi todas las creaciones son piezas únicas e interpelan al usuario a destacar,

reafirmar y dar valor a su singularidad dentro de un universo cada vez más vasto y complejo.

 

A la fecha, las colaboraciones con otros artistas, dan fe de una filosofía que si bien destaca la particularidad, no olvida ni se porta ajena con la aldea, con el hecho tangible de que somos parte de una comunidad y que existiendo y coexistiendo con otras individualidades es cuando más nutrimos y aprendemos, mutua y constantemente, como personas y como creadores. Illya Kuryaki & The Valderramas, Mala Fama, Caligaris, She Teiks, Sofía Torres Kosiba, Bandalos Chinos, Juan Ingaramo, Sara Hebe, Rayos Laser, Trankie Punkie, Hernán Cattáneo para BNP, Frikstailers, Fly Fly Caroline, los traperos franceses Lefa y Jäde, y la reciente aparición en el Reality Brasilero Nace una Reina, conducido por las artistas drags Gloria Groove y Alexia Twister, emitido por la señal Netflix, por citar a los más destacados, reflejan este espíritu comunitario, colaborativo,

tanto de la artista como de su marca y proyecto, ambos atentos a la diversidad, la novedad, las nuevas expresiones culturales y artísticas, los nuevos usos, valores y necesidades, siempre cambiantes y en movimiento. Se suma a estas colaboraciones la participación junto

a otras marcas de diseño independiente en el desfile colectivo Screenshot, organizado por la galería de arte contemporáneo El Gran Vidrio, y el desfile Transmedia Decoder, organizadopor 220 Cultura Contemporánea.

 

Color local con proyección global, desde su taller en Cordoba capital, siguiendo los parametros de slow fashion y moda etica ,

en esa expresión puede resumirse la visión de Flor y la intención y el alcance del proyecto Pedro Son.